Flora de Cholila

bosque de Cholila



El bosque de Cholila


La presente descripción se refiere a los momentos previos a la perturbación provocada por el incendio, dado que el área fue afectada en un alto porcentaje, y aún es prematuro definir su estado actual y futuro. Se observa que una parte se encuentra en recuperación natural, donde el fuego fue menos agresivo, pero se estima que muchas especies de árboles que no son rebrotantes ven comprometida su reaparición como el ciprés de la cordillera, el coihue, el alerce y la lenga. La caña colihue, constituyente principal del sotobosque de la mayor parte del área incendiada, si bien es rebrotante, en el momento del incendio se encontraba en la etapa de su ciclo de post floración, cuando sólo se propaga por semillas, y éstas no sobrevivieron a las altas temperaturas alcanzadas en el suelo.


Ubicación

El área boscosa de Cholila se encuentra al sur del paralelo 42º y se extiende desde el límite con Chile hasta el área ecotonal delimitada por la estepa patagónica. Está representado por distintas formaciones boscosas definidas principalmente por el gradiente de humedad, con marcadas precipitaciones en el sector más occidental menguando hacia el este, y por las diferencias altitudinales determinadas por el relieve montañoso propio de la formación andina. Entre los 1.500 y 1.600 msnm hasta los 1.800 msnm, en los pisos superiores de las montañas, los bosques son de árboles enanos achaparrados resultado del peso de la nieve invernal y de los fuertes vientos que se presentan en estas alturas gran parte del año. Por encima de los 1.500 a 1.800 msnm dominan las herbáceas dando lugar a pastizales o mallines y roquedales de altura correspondiente al Distrito fitogeográfico Altoandino Austral perteneciente a la Provincia fitogeográfica Altoandina en las altas cumbres del sector oeste del Valle, rodeadas por el Bosque Subantártico. El relieve es más accidentado, los suelos más pobres y las condiciones del clima de alta montaña, ventoso, de menor presión atmosférica, frío a muy frío, semiárido, muy húmedo, con nieve persistiendo prácticamente todo el invierno permiten sólo el desarrollo de arbustos enanos, turberas de musgos en cojín, o tendidos y gramíneas.


Unidades de vegetación

El Bosque Caducifolio de los valles del lago Cholila se caracteriza por la presencia de la lenga Nothofagus pumilio por encima de los 900 msnm y del ñire Nothofagus antarctica  entre los 500 y 600 msnm, que forman comunidades homogéneas especialmente la lenga, o asociaciones mixtas donde predomina el ñire, estando presentes el radal Lomatia hirsuta y el ciprés de la cordillera Austrocedrus chilensis. El Bosque Perennifolio está caracterizado por coihues Nothofagus dombeyi, radal, ciprés, laura Schinus patagonicus y en menor medida maitén Maitenus boaria. Las unidades ambientales caracterizadas por la vegetación más conspicua son los bosques donde se identificaron cinco tipos reconocibles por la especie dominante y la altura de los árboles: bosque de lenga alto, bosque de lenga achaparrado, bosque de ciprés, bosque de coihue y bosque de ñire.

  • Ciprés de Cholila

    Bosque de Ciprés

    Austrocedrus chilensis
    Esta representado por una conífera siempreverde endémica de la región andino-patagónica del sur de Chile y de Argentina entre Neuquén y Santa Cruz. Mucho más abundante en la Argentina, forma grandes extensiones de bosques puros con escaso sotobosque. También puede crecer junto a otras especies como el coihue, maitén, radal, laura, retamo, ñire, calafate y/o, espino negro. Es bien recibido en la industria maderera por la excelente calidad de su madera, superior a la del pino.Una de sus peores amenazas son los incendios forestales ya que su fina corteza lo hace muy vulnerable al fuego provocando la muerte. En la zona de Cholila afectada por el GIF los bosques de cipreses puros que se han perdido eran muy saludables con algunos ejemplares de más de 60 cm de DAP (diámetro a la altura del pecho).
  • Ñire de Cholila

    Bosque de Ñire

    Nothofagus antarctica
    Este tipo de bosque, que fisonómicamente corresponde a un bosque bajo ubicado preferentemente en fondos de valles y pies de laderas, está poco representado como bosque puro, estando bien representado en las zonas más bajas y planas formando parches (con portes de hasta 8 m) al Este del valle. En general el ñire en la parte occidental se presenta como árbol acompañante en bosques de ciprés, de coihue y de lenga. Como sotobosque podemos señalar la presencia de chauras Pernettya mucronata y Discaria serratifolia, espino negro Colletia hystrix y también el ñire suele estar acompañado de radal y laura. Se observaron pocos renovales por efectos del pastoreo pasado y presente.
  • Lenga de Cholila

    Bosque de Lenga

    Nothofagus pumilio
    Esta especia de falsa haya decidua forma bosques y matorrales de acuerdo a la altura. En los bosques, las lengas erectas alcanzan los 20 m de altura. Sólo posee renovales en los claros por ser una especie que requiere mucha luz. Conforma un tipo de bosque monoespecífico en el que el estrato arbustivo es escaso y se dispone sólo en sitios con disponibilidad de luz. Se registró la presencia de Berberis buxifolia (calafate-michay), siete camisas Escallonia rubra, parrilla Ribes magellanicum y chauras Pernettya spp. Sobre la madera, en troncos y en las partes húmedas hay musgos y varias especies de líquenes y en los arroyuelos Hydrocotyle sp., Ourisia alpina y Blechnum penna-marina. Sólo hay bosque mixto en el límite altitudinal inferior donde aparece junto con el coihue. Entre el bosque de lenga alto y la vegetación altoandina hay bosquecillos puros de lenga achaparrada de hábito reptante. Los incendios de Cholila han afectado extensos bosques de lengas tanto erectas como achaparradas. Por tratarse de una especie no rebrotante debe practicarse una restauración activa plantando ejemplares en los extensos bosques quemados.  Sólo en sitios puntuales se han observado plántulas provenientes de semillas de lengas sobrevivierntes en los límites del quemado.
  • Coihue de Cholila

    Bosque de Coihue

    Nothofagus dombeyi
    Estos bosques se extienden hasta los 1.000 msnm aproximadamente, constituyendo bosques puros altos, con un denso sotobosque. En el sector oriental está acompañado principalmente de radal como especie más abundante y de ciprés, menos abundante. Este bosque presenta renovales con presencia de muchos ejemplares jóvenes. Sobre la zona más profunda de los valles del río Alerce y el Tigre está acompañado de ejemplares de alerce Fitzroya cupressoides. La presencia del alerce se hace más fuerte en el sector occidental acompañando al coihue con otras especies representantes del bosque valdiviano como el maniú macho Podocarpus nubigena, el fuinque o palmilla Lomatia ferruginea, el tineo Weinmannia trichosperma. El alerce forma un bosque muy denso con alto nivel de pureza en las proximidades de la laguna Errasti.
  • Ciprés de Cholila

    Estrato arbustivo

    El estrato arbustivo o sotobosque presenta abundancia de chaura Pernettya mucronata y Discaria serratifolia, maqui Aristotelia maqui, corcolén Azara lanceolata y berberidáceas, como el calafate Berberis buxifolia y el michay Berberis darwinii, así como un manto de caña colihue Chusquea culeou. En las zonas más bajas hay abundante chacay Chacaya trinervis, el pichi Fabiana imbricata y el espino negro Colletia hystrix.

  • Lenga de Cholila

    Bosque Valdiviano

    En el sector más occidental aguas arriba del río Tigre, donde se encuentra la laguna Errasti, está representado el Bosque Valdiviano. Forma parte de la ecorregión del sur de Chile y existen escasos reductos fronterizos al sudoeste de Argentina, de Neuquén a Chubut. El bosque Valdiviano se caracteriza por tener múltiples estratos siempre verdes, con especies nativas de gran altura. Debido a su aislamiento geográfico, se destaca por su elevada cantidad de especies endémicas. Es considerado un bosque primario, con una importante capa permeable con alto contenido de tierra de hoja y humus, así como por diversas especies de helechos y musgos. El bosque Valdiviano contiene una flora y fauna muy original y propia, exclusiva de la Patagonia Occidental y muy poco representada en nuestro país. Entre las especies más destacadas se encuentran el alerce, el ciprés de las Guaitecas, el maniú macho, canelo, tineo y el fuinque
  • Coihue de Cholila

    Vegetación riparia

    La vegetación riparia es la que crece a orillas de cursos y cuerpos de agua. Es indispensable en el cuidado del agua porque actúa como un filtro para los sedimentos que pueden ser arrastrados al agua con las lluvias, asimismo absorbe los nutrientes purificando las aguas. También mantiene un microclima porque protege del sol, el viento y la lluvia. Regula la temperatura del agua: protege con su sombra de las intensas insolaciones durante el día e irradia el calor a la noche. También protege el suelo de la acción mecánica de la lluvia y conserva el agua entre los poros que forman sus raíces en el suelo evitando la desecación y aportando humedad. También esta vegetación nativa provee de la materia orgánica necesaria que enriquece las aguas al ser degradadas por los invertebrados fragmentadores, raspadores, filtradores y los microorganismos descomponedores como hongos y bacterias. Los insectos terrestres utilizan la vegetación para encontrar reparo, alimento y sitio para colocar sus huevos, o desarrollar us larvas acuáticas. Todos al morir se incorporan a los cursos de agua y a su vez sirven de alimento a otros invertebrados acuáticos y peces. Los animales terrestres siempre necesitan acceder al agua y circulan por los corredores que forma la vegetación de las orillas de ríos y lagos. Estos corredores biológicos permiten la circulación de aves, mamíferos e invertebrados, entre otros. De esta manera también se propagan las plantas que necesitan de animales para el transporte de las semillas o la polinización.

Nuestros árboles

  • Ciprés de Cholila

    Ciprés

    Austrocedrus chilensis
    Esta especie siempreverde de conífera nativa catalogada como "Vunerable", tiene un altísimo valor de conservación. Es una especie dioica, con árboles hembra y machos que maduran a partir de los 15 años de edad. La copa es cónica y puede alcanzar los 30 m de altura y el tronco, un diámetro de hasta 2 m. La corteza es fina y de color gris, agrietada longitudinalmente. Está siendo afectado por una serie de enfermedades producidas por organismos invasores, exóticos en su mayoría, como los pulgones del Género Cinara que van secando al árbol desde abajo hacia arriba y desde adentro de las ramas hacia afuera. También es afectado por un organismo similar a un hongo que provoca el "mal del ciprés" y que afecta las raíces llevando a la muerte de esta especie y una mariposita Nanodacna que ataca cuando larva las semillas, impidiendo su reproducción. Esta especie deber ser replantada luego de los incendios ya que por su fina corteza y la presencia de resinas es altamente afectada por el fuego. Es empleada actualmente en programas de reforestación por la calidad de su madera y su relativo rápido crecimiento.
  • Ñire de Cholila

    Maitén

    Maytenus boaria
    Árbol siempreverde nativo de Patagonia. Habita en ambientes de muy diferentes condiciones, desde el bosque más húmedo con coihues, el bosque de transición con laura, radal y ñire, hasta la estepa, pero como condición siempre se lo observa cerca de cursos de agua. De rápido crecimiento, supera los 20 m de altura. De ramas delgadas y colgantes, posee hojas alargadas, flores masculinas, femeninas y hermafroditas. El fruto es una cápsula coriácea que contiene 1 o 2 semillas y que se abre en dos al llegar a su madurez dejando libres las semillas cubiertas por un tejido rojizo llamado arilo.
  • Lenga de Cholila

    Lenga

    Nothofagus pumilio
    Del grupo de las falsas hayas, es un árbol caducifolio endémico del bosque andino patagónico. En la zona de Cholila se lo encuentra en las laderas montañosas a partir de los 900 msnm. Forma bosques puros o puede convivir con ñires. Puede desarrollar un gran porte superando los 30 m de altura o ser achaparrado para soportar la nieve y los fuertes vientos a mayores altitudes. Las hojas son características con dos lóbulos entre cada nervadura lateral. En el otoño se tornan de color amarillo amarronado antes de caer, otorgando al paisaje otoñal, junto con el ñire, el manto rojizo tan característico de las montañas. Su madera ha sido muy utilizada en carpintería. El ganado come los renovales y el pisoteo, con la consiguiente compactación del suelo, impide el desarrollo de las semillas.
  • Coihue de Cholila

    Coihue

    Nothofagus dombeyi
    Es un árbol siempreverde del grupo de las falsas hayas, endémico del bosque andino patagónico. Como su nombre mapuche lo indica, gusta del agua y se lo encuentra en las partes más húmedas en las orillas de lagos o las márgenes de arroyos y ríos. Puede formar bosquetes puros o mixtos con el radal, el alerce o el ñire. Sin embargo no tolera ambientes muy fríos, no pudiendo acceder a grandes alturas como los otros Nothofagus de la zona. De enorme belleza, alcanza un gran porte, que se destaca en el invierno por conservar su follaje verde brillante. Es atacado por parásitos de los que se defiende formando agallas redondeadas características.